Tres Conciertos con Orquesta. Jueves 5/09, 21 hs, Teatro La Comedia

Tres conciertos para guitarra y orquesta

Jueves 5 de septiembre 2019

Teatro La Comedia - Rosario

Orquesta de Cámara Municipal de Rosario

Dirección: Fernando Ciraolo

Solistas

Claudio Devigili - guitarra
Mariana Márquez (Salta) - guitarra
Alicia Petronilli - bandoneón 
Mario Yaniquini - guitarra



Tres conciertos para guitarra y orquesta:
Eduardo Falú, Ástor Piazzolla y Lalyta Almirón

La guitarra y sus trayectos de destinos clásicos y populares

Los recorridos artísticos si se piensan lineales se vuelven ejercicios geométricos, poco humanos. Por suerte la guitarra tiene una historia poco matemática ya que fue y vino entre victorias y desgracias por diferentes caminos: primero barroca, se populariza en las cortes de España y viaja a la iluminada Francia donde remonta vuelo; en Argentina se acriolla echando raíces folclóricas o engominadas, luego de haber hecho otro tanto con el flamenco español. Ya entrado el siglo XX libera una batalla por el reconocimiento del público de conciertos mientras se electrifica constelando rock & pop para más tarde volver y renovar las tradicionales peñas y orquestas típicas.


En la Rosario de mediados de siglo, como en el resto del mundo, la guitarra clásica intentaba entrar en las grandes salas de concierto buscando legitimarse entre los músicos consagrados de esa otra gran historia de la música que comienza con Monteverdi, Bach y Vivaldi. Bautista Almirón, nacido a fines del siglo XIX, participó de esta lucha junto a otros españoles como Domingo Prat, Andrés Segovia y Miguel Llobet. Bautista, ya radicado en Argentina entre Junín y Rosario, dio dos alumnos increíbles: su propia hija, la prodigia Delfina “Lalyta” Almirón (1914-1997), y Héctor Roberto Chapero, más conocido como Atahualpa Yupanqui. Pero fue Laly, luego de haber realizado giras europeas, grabaciones y conciertos en todo el mundo, quien compuso el Concierto N° 1 para guitarra y orquesta en 1951, y fue dirigida por Bruno Bandini. Lalyta no era una guitarrista más de la ciudad, inspiraba pasiones, identificaciones, era un símbolo y un emblema. Arrastró a una pléyade de músicos, sin distinción de género, que la tenían como referente artístico. Tal vez estemos frente al primer concierto para guitarra y orquesta compuesto por una mujer mayormente radicada en Rosario, y tal vez uno de los primeros en Latinoamérica.

Todos sabemos que Ástor Piazzolla (1921-1992) pensó en la guitarra eléctrica para renovar su orgánico tanguero con jazz y funk. Pero también conocemos su alta estima por la tradición clásico europea/latinoamericana, que concluyen en el espectáculo Piazzolla en el Colón. En este trayecto compuso para los guitarristas del mundo el maravilloso Doble Concierto para Bandoneón Guitarra y Orquesta estrenado en 1985 por él al bandoneón y Cacho Tirao a la guitarra, con la Philarmonica de Liège bajo la dirección de Leo Brouwer. Carlos Kuri, en su libro Piazzolla al límite, compara esta obra con respecto a otras de su Quinteto, en la trascendencia por algo de la música límite, es decir, “por el Piazzolla que ha conquistado este borde único, el pulso físico de la partitura, franja móvil entre lo popular y lo clásico[1].

El tercer concierto está marcado por otras circunstancias. La Suite[2]Argentina para guitarra y orquesta de cuerdas de Eduardo Falú (1923-2013) inicia el recorrido del folclore a la sala de concierto atraído por los músicos académicos de la prestigiosa Camerata Bariloche que en 1971 convocan al guitarrista. Luego de algunos encuentros, y requiriendo el trabajo del orquestador Oscar Cardozo Ocampo, Eduardo compone la suite. Es inmensa la influencia de éste guitarrista en el repertorio folclórico argentino. No podemos más que emprender una absoluta reverencia ya que marcó indeleblemente el folclore argentino y junto al ya mencionado Atahualpa sentarán las bases de la interpretación y composición guitarrística folclórica,  dejando un tendal de obras para la posteridad. Eduardo abandona la terrenidad descansando en la conquista de una calidad técnica sin parangón y a una intensa experiencia artística.

Claudio Devigili – Secretario AGR




[1] KURI, C: Piazzolla. La música al límite, Bs.As., Ed. Corregidor, 2014. 4° ed. Pág.238
[2] Musicalmente se denomina suite a una reunión de danzas instrumentales en Francia típicas del barroco, extendiéndose su uso ya estatuidos los estados-nación.